<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d32525278\x26blogName\x3dMADUMATE\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dLIGHT\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://madumate.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_ES\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://madumate.blogspot.com/\x26vt\x3d-4476997381642741667', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

sábado, diciembre 08, 2007

Narcocorridos

Los asesinatos del narcotráfico alcanzan a músicos 'gruperos' mexicanos
En la historia de este tipo de música, que se gesta principalmente en los estados del norte del país, es común la composición de los llamados 'narcocorridos', que son temas que hablan sobre las andanzas de los traficantes de drogas.
Ello ha hecho que la creencia popular, y en algunas veces la realidad, relacione directamente a los músicos con los capos de los cárteles, a quienes les han compuesto temas como hicieron Los Tigres del Norte con 'El jefe de jefes'.
En los últimos dos años estas supuestas relaciones peligrosas han convertido a los músicos en blanco de la lucha entre narcotraficantes pues, de acuerdo con cifras recientes, ha habido al menos cinco muertes de 'gruperos' en ese período.
En noviembre del año pasado el cantante norteño Valentín Elizalde, uno de los principales compositores de 'narcocorridos', fue asesinado después de cantar cerca de la frontera con McAllen, Texas, un hecho que conmocionó al mundo musical.

Los hermanos de Elizalde declararon entonces que ya no cantarían más corridos violentos para proteger su integridad física y no correr la misma suerte que su hermano.
El sábado pasado la vocalista de 28 años Zayda Peña, del grupo 'Zayda y Los Culpables', falleció tras ser atacada por un presunto sicario en un hospital de la ciudad de Matamoros, estado de Tamaulipas, en el nordeste de México, zona controlada por el cártel del Golfo.
La intérprete había sido llevada al hospital herida de bala pero allí, en el quirófano, otra persona le disparó en la cara en dos ocasiones, según reportó la prensa del estado.
Peña encabezaba el grupo 'Zayda y los Culpables', uno de cuyos temas se titula 'Tiro de Gracia', frase que refiere al disparo en la sien con que los sicarios suelen rematar a sus víctimas.
El pasado lunes la fiscalía de Michoacán, en el suroeste del país, halló un cadáver con huellas de tortura en una carretera. Se trataba de Sergio Gómez, cantante del grupo 'K-Paz de la Sierra', conocido en el mundo de la música por el 'pasito duranguense', una forma de baile entre lo norteño y lo 'grupero'.
'No se trata sólo de ataques a nosotros los 'gruperos', sino a todas las personas. Los motivos no importan, es lo de menos. Estos asesinatos han sido con mucha crueldad y esto nos pone tensos porque la gente ya no quieren ir a los bailes', dijo hoy Jorge Medina, vocalista de La Arrolladora Banda Limón, en una entrevista televisiva.
El problema es que los 'gruperos' acuden con frecuencia a cantar en fiestas de los propios narcotraficantes, pero muchas veces no saben quién los ha contratado, dijo a Efe en entrevista el periodista José Reveles, especialista en asuntos de tráfico de drogas.
Así lo confirmó de alguna forma el hijo del narcotraficante colombiano Gilberto Rodríguez Orejuela, cuando en un libro de reciente publicación aseguró que el cantante mexicano Juan Gabriel y el comediante Roberto Gómez Bolaños 'Chespirito' amenizaron fiestas de varios capos del cártel de Cali.
'Ahora es más peligroso porque por cualquier cosa pueden llegar a ser asesinados, tan solo porque alguna mujer de los narcotraficantes se fije en los cantantes o una riña de borrachos o cualquier equivocación', detalló.
La ola de asesinatos a cantantes de la llamada 'onda grupera' se remonta a 1992, cuando fue acribillado Chalino Sánchez, el supuesto creador del 'narcocorrido'.
El hijo de Chalino Sánchez, Adán, también perdió la vida el 24 de marzo de 2004 en un accidente automovilístico, cuando se dirigía a un concierto en Tuxpan, estado de Nayarit, en el occidente del país.
Otro de los asesinatos que sacudieron el ambiente musical fue en 2006 el de Trigo Figueroa, hijo del cantautor Joan Sebastian, que tras una riña fue hallado con un disparo en la nuca cuando finalizaba un show de su padre en el condado de Hidalgo, al sur de Texas.

Etiquetas:

0 Comentarios

 

Publicar comentario