<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d32525278\x26blogName\x3dMADUMATE\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dLIGHT\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://madumate.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_ES\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://madumate.blogspot.com/\x26vt\x3d-4476997381642741667', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

viernes, junio 01, 2007

Karolina Kurkova

8989896907
Reivindica las curvas en Gaudí Novias
Patricia Avendaño trajo con su desfile los dos platos fuertes a la Barcelona Bridal Week. En una semana vestida de blanco y marfil, la diseñadora viguesa llenó la pasarela de tonos ácidos y trajo a una supertop, Karolina Kurkova. La top checa, de 23 años, deslumbró sobre la Pasarela Gaudí en su penúltimo día con sus curvas y su sonrisa, y eclipsó al resto de compañeras. Pero el show también ayudó a convertirla en la única protagonista.
Kurkova, que abrió y cerró el desfile, tuvo reservados los mejores momentos musicales y sus tres apariciones se llevaron los únicos aplausos. Hija de un jugador de baloncesto, paseó sus 180 centímetros de estatura y sus largas piernas con dos trajes de novia y uno de fiesta.
La modelo rompió el hielo con un vestido bordado en hilo de plata y cristales de Swarosky adornado con un broche de oro blanco, brillantes y perlas. A partir de ahí, las propuestas de Avendaño desfilaron ante las decenas de medios congregados para captar una instantánea de la checa. Al ritmo de pop-rock y música gótica las modelos pasaron trajes de fiesta naranjas, verdes y rojos. Sedas naturales, gasas y bordados.

Topos y volantes. Y tras esa invasión de color en la semana de moda nupcial, los marfiles y dorados vestidos de novia devolvieron a la pasarela el tono habitual.
El pase acabó con Kurkovay Avendaño abriéndose paso en el pasillo que formaron el resto de modelos, aunque la checa reconoció el mérito de sus colegas. Y ya entre bambalinas, aseguró que el día de su boda está lejos y lo describió así: "Será muy simple, con buena música y buena comida".

Etiquetas:

0 Comentarios

 

Publicar comentario